Al disponer de menos apoyos que cuando trabajamos de forma tradicional, nuestra sección media o CORE debe estar activado al 100%: el nos estabiliza, y por el pasan todas las fuerzas que generamos. Trabajar con nuestro peso corporal, como es el caso del entrenamiento con TRX, nos permite aumentar nuestra fuerza y resistencia muscular, y tonificar todo nuestro cuerpo. Tiempos de trabajo moderados, realizando tantas repeticiones del movimiento como nos sea posible, y descansos cortos son la clave para maximizar la quema de grasas. El TRX hace trabajar múltiples músculos, lo que aumenta la frecuencia cardíaca y la quema de más calorías que otros ejercicios tradicionales.

Algunos beneficios del TRX:
• Permite entrenar todo el cuerpo de manera rápida y efectiva.
• incrementa la resistencia muscular.
• Al utilizar su propio peso corporal, proporciona mejor rendimiento y funcionalidad que las máquinas de ejercicios.