En el Pole, hay un sin fin de variedades y trucos que se pueden realizar en un ejercicio coreografiado. Los movimientos incluyen giros, escaladas y deslizamientos, figuras estáticas e inversiones.
Para practicar Pole no se requiere una estructura física determinada ni cualidades deportivas extraordinarias, basta con tener ganas de hacer deporte y de pasarlo bien. La técnica y la fuerza se van adquiriendo de manera progresiva.

Algunos beneficios que el Pole Dance nos aporta:
• Eleva la autoestima, corrige la postura, aporta flexibilidad, ayuda a caminar con elegancia y es extremadamente exigente y divertido.
• En sólo una hora, en función del esfuerzo que se realice y del nivel que se tenga, se puede llegar a quemar entre 300 y 500 calorías, únicamente con el trabajo en la barra.
• Clase a clase logramos desarrollar fuerza, conseguir elasticidad y coordinación.
• Ayuda a regular el sueño, porque favorece la producción de serotonina, sustancia que propicia la relajación.
• A través de la producción de endorfinas, alivia el estrés, la fatiga, angustia, etc.

Nuestra sala cuenta con 6 barras, una de ellas giratoria.
Clases personalizadas de una hora.
Gala anual.
Clases de Lunes a Jueves.